¿Quién será presidente en 2024, Biden o Trump?

¿Quién será presidente en 2024, Biden o Trump?

El 12 de marzo, el actual presidente demócrata de Estados Unidos, Biden, y el expresidente republicano, Trump, aseguraron respectivamente las nominaciones de sus respectivos partidos para las elecciones presidenciales de 2024. Después de cuatro años, los dos se enfrentarán nuevamente en las elecciones generales de noviembre de este año.

Como todos sabemos, Biden y Triunfo Ambos son entusiastas del golf. ¿Cuál de los dos será finalmente elegido presidente de los Estados Unidos? ¿Es esta una buena o una mala noticia para la comunidad de golf estadounidense?

Como siempre, deportes galileo está en el caso, listo para revelar la verdad y compartir si a Trump le gusta jugar al golf más que a Biden y quién es mejor en eso. ¡Prepárate para descubrir el secreto que estabas ansioso por saber! Embárquemonos juntos en este viaje y descubramos la verdad detrás de Biden y Trump.

Entonces, ¡coge tus palos y lánzate al agua!

 

El expresidente estadounidense Trump

 

El presidente estadounidense Trump tiene un hobby muy conocido: jugar al golf. Le encanta tanto que le pican las manos después de no jugar durante unos días.

Como todos sabemos, durante la epidemia, cuando miles de personas morían en Estados Unidos cada día, cuando el jefe de Estado necesitaba sentarse y discutir políticas en silencio con expertos médicos, los medios de comunicación fotografiaron a Trump jugando al golf. Hace dos días, Trump Trump salió a asistir a la Cumbre APEC y el G20 cumbre. Una o dos horas después de la reunión, otros jefes de Estado discutían con ansiedad y nerviosismo cuándo se produciría la vacuna y cómo controlar la epidemia mundial. Trump le dio unas palmaditas en el trasero y continuó. Fue a jugar al golf, por lo que la afición de Trump era bien conocida por todos en Estados Unidos.

Según informes de los medios estadounidenses, el expresidente estadounidense Trump pasó su primera mañana después de dejar el cargo hace unos años de la misma manera que lo hizo durante su mandato: jugando golf en su propio club.

Trump solía jugar golf cuando estaba en el cargo, algo que Biden criticó mucho, especialmente durante la pandemia de COVID-19.

Pero dicho esto, cuando Trump se postuló para presidente, también criticó Obama por jugar demasiado golf. Al final, siguió utilizando el golf como su principal entretenimiento, e incluso invitó a jefes de estado extranjeros, como Shinzo Abe, a jugar golf juntos.

De hecho, el público no critica al presidente de Estados Unidos por jugar al golf. Después de todo, el golf es muy común y popular en Estados Unidos. Como persona, es bastante normal y necesario que el presidente tenga una o dos aficiones deportivas.

En cuanto a las aficiones deportivas, la mayoría de los presidentes estadounidenses tenían más de cincuenta años cuando estaban en el cargo, y el golf era el deporte de intensidad moderada más adecuado para personas de su edad. Tomemos a Obama como ejemplo. También le gusta el baloncesto, pero finalmente se convirtió en "presidente del golf". En total, Obama jugó 333 rondas de golf durante sus dos mandatos. Hay que decir que se trata de un número elevado.

Presidente de los Estados Unidos, Biden

Lo primero que hay que confirmar es que Biden sabe jugar al golf. Según un artículo de la revista Golf Digest, el hándicap de Biden es 6.3, pero también hay informes de que es muy probable que su hándicap sea de alrededor de 10. (Nota: el hándicap es el número de golpes jugados menos el par del campo. Cuanto más pequeño Cuanto mayor sea el número de handicap, mejor.)

El exgobernador de Ohio, John Kasich, dijo que no hay forma de que Biden tenga una desventaja única (es decir, una desventaja de 0 a 9, sinónimo de maestro).

"Biden me dijo: es un buen golfista y yo he jugado con Biden", dijo John Kasich. "Puedo decirte que eso no es cierto".

De ser así, el juego de Biden debería ser inferior al de Trump, que afirma tener una desventaja de 2.8. Sin embargo, mucha gente dice que la desventaja de Trump también es muy alta. A menudo hace trampa cuando juega al golf y también es escritor.

En cualquier caso, la experiencia de Biden en el golf no es tan larga como la de Trump. Trump juega al golf desde 1968, mientras que Biden empezó a jugar al golf recién en 2001, cuando tenía 57 años.

El exgobernador de Ohio, John Kasich Una vez dijo con una sonrisa que, aunque Biden afirmaba ser un excelente golfista, según su experiencia jugando con Biden, "puedo decir que eso no es cierto".

Jones, el diseñador del campo de Wilmington, dijo que Biden "ama el golf, juega golf y respeta el golf". "Simplemente no se promociona tanto como lo hace (Trump)".

 

Más allá de lo verde: implicaciones políticas

La forma en que Biden y Trump abordan el golf ofrece información sobre sus estilos de liderazgo y procesos de toma de decisiones más amplios.

Biden: el golfista diplomático

El enfoque diplomático de Biden hacia el golf refleja su enfoque hacia la política: mesurado, colaborativo y centrado en construir relaciones. Su voluntad de dialogar con los adversarios en el curso habla de su creencia en el poder del diálogo y el compromiso. Biden entiende que el golf, como la política, es un juego de estrategia y negociación, donde el éxito a menudo depende de la capacidad de uno para forjar alianzas y encontrar puntos en común.

Trump: el golfista competitivo

Para Trump, el golf es un reflejo de su carácter competitivo y de su deseo de ganar a toda costa. Su estilo de juego agresivo refleja su enfoque confrontativo de la política, donde ve a los adversarios como enemigos a derrotar. La obsesión de Trump por ganar, tanto dentro como fuera del campo, ha impulsado su búsqueda del éxito, pero también ha generado división y controversia. Al igual que en la política, la filosofía del golf de Trump se basa en la creencia de que la victoria es la medida definitiva del éxito, independientemente de los medios.

Quién será presidente en 2024: Últimas palabras

Al final, la comparación entre las habilidades de golf de Biden y Trump va más allá de la mera destreza atlética: ofrece un vistazo a sus personalidades, estilos de liderazgo y filosofías. Mientras Biden aborda el juego con humildad y camaradería, Trump ve el golf como un campo de batalla donde sólo sobreviven los más fuertes. Independientemente de sus diferencias, ambos hombres han dejado sus huellas en el green, dando forma a la intersección entre el golf y la política en Estados Unidos. Mientras continúan sus viajes más allá de la Casa Blanca, una cosa sigue siendo cierta: el juego de golf siempre ocupará un lugar especial en los anales de la política estadounidense.

 

0 comentarios

Comente

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.